¿Qué es más duro un guisante o un membrillo?, se nos planteó en el último programa. Este tipo de debates, de carácter metafísico suelen darse con frecuencia en Mandíbula. Y casi nunca somos capaces de llegar a una conclusión. Así de profundos  somos. Y entre el sabor de los guisantes y de los membrillos nos trasladamos a nuestra infancia.

El jueves 23 recuperamos nuestro niño interior, gracias a nuestro invitado, Juan Arjona, escritor y narrador de cuentos. También gracias a él descubrimos que ser pequeñito no significa estar indefenso, ni ser inocente. Tal vez el problema sea que tratamos a los niños como tal, y les ocultamos la realidad. Y así vamos durmiendo poco a poco al poderoso niño que llevamos dentro. Hasta convertirnos en adultos supuestamente preparados, pero llenos de miedo.

El niño de Juan Arjona es gamberro poético que se dedica llamar a los porterillos para decir poesías. Al menos es la idea que a él se le ocurrió cuando le preguntamos de qué manera se manifestaría el día de la poesía. Y las historias de Juan Arjona tienen mucho de poesía, porque cuentan la realidad tal como su niño la vive. Y los niños, con ese lenguaje tan particular que tiene cada uno, lejos de los cánones académicos, no pueden evitar ser poetas. Claro que ellos no lo saben. Ellos no entienden de etiquetas, no entienden de géneros de literaturas. Ellos entienden de lo que les emociona, de lo que les sorprende.

Con Juan nosotros volvimos a sorprendernos, nos sorprendimos al saber que su abuelo volaba, nos sorprendimos tanto como el niño que vio pasar una vaca desde la ventana de su colegio. Todas estas sorpresas increíbles albergan sus historias.

 

Relájate un ratito, llama a tu niño, y déjate sorprender por Mandíbula.

 

M2x11

 

FOTOGRAFIA

 

Si quieres participar escríbenos a mandibularadio@gmail.com

Enlaces

Programas Anteriores

Fb Mandíbula

Trompeta Verde Radio

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.